15 febrero 2011

Tiempos de grandes invasiones

La llegada de los bárbaros

Invasión de los Hunos

Atila, el Azote de Dios
 



Con la crisis militar del siglo III (denominada anarquía militar) se produjo la decadencia y muerte del Imperio Romano de Occidente. Las fronteras del imperio, débilmente defendidas, estaban amenazadas por poderosas federaciones de pueblos a quienes los romanos llamaban bárbaros porque eran extranjeros y no hablaban el latín ni el griego.
En Europa, los bárbaros ocupaban los territorios comprendidos entre el Danubio, el mar Báltico, el Rin y los montes Urales. Entre estos pueblos podían distinguirse tres razas (grupos étnicos) principales:
 
Mongoles

  
Romanos de la época del emperador Constantino,
en plena decadencia. En el escudo se representa:
in hoc signo vinces "con este signo vencerás".

  














Establecidos en la Europa central, se extendían en abanico desde el mar Báltico hasta el mar Negro. Se agrupaban en tribus, entre las que se destacaban los Francos, los Alemanes o Alamanes, los Anglos y los Sajones, situados al oeste; y  los Vándalos, los Burgundios y Lombardos al este.
Los germanos:
En las orillas del mar Negro estaban los godos, divididos por el río Dniester en visigodos (godos del oeste) y ostrogodos (godos del este).

Germanos
Los Eslavos: Habitaban en la región comprendida entre el Vístula y las estepas rusas. Entre ellos se destacaban los Checos, Moravos, Moscovitas y Lituanos.
  
Los Mongoles: Ocupaban el Asia Central y eran, por ende, los más distantes, pero a su vez los más temidos y los que empujaron a los demás pueblos sobre el Imperio Romano de Occidente. A esta "raza" pertenecían los Hunos, los Búlgaros, los Magiares y los Turcos.


Batalla de Argentoratum 357 d.C. Aquí, los romanos
bajo el mando de Juliano el Apóstata, derrotaron a los alamanes.
Fue uno de los últimos triunfos del imperio.

Fuente: Wikipedia y bibliografía de historia antigua variada



No hay comentarios: