01 noviembre 2011

La Falcata Ibérica


La falcata es un tipo de espada de hierro que se originó en la península Ibérica. Si bien las crónicas dicen que las originales eran de hierro, este punto está sujeto a controversia. Siempre se la relacionó directamente con las poblaciones originarias de la península; poblaciones muy primitivas y anteriores conquista romana. Fue muy usada entre todos los pueblos que se asentaron en esa región de Europa, los íberos o los celtíberos (que limitaban con los primeros). Los griegos y los macedonios la usaron con asiduidad. (Alejandro Magno portaba una falcata).


Las medidas de la falcata íbera son muy similares a las de las gladius romanas, con aproximadamente 50 o 60 cm de hoja. Muy probablemente la falcata influyó en el diseño de las posteriores gladius, principalmente en la gladius hispaniensis.

Aunque las espadas griegas muy probablemente tuvieron gran influencia en las posteriores espadas romanas.


Tito Livio cuenta que Tito Manlio Torcuato usó una falcata íbera para derrotar a un poderoso galo en un duelo programado. A partir de aquel suceso célebre, los romanos adoptaron este tipo de arma y la incorporaron al armamento de sus legiones. De esta manera mostraban ellos la versatilidad propia del conquistador. Naturalmente, roma copió el diseño íbero, pero éste se mantuvo en la península casi inalterable hasta la llegada de las invasiones en la naciente Edad Media

La falcata tenía múltiples funciones, tal como arma de filo para corar, para estocar o para usar con el contrafilo.

Esta imagen de dos falcatas la encontré subida aquí 
La gran calidad del hierro (ya haré un escrito donde se trate si en realidad no debió llamarse edad del acero en vez del hierro, pues éste en estado puro nunca existió, sino diferentes grados de acero en las armas antiguas), que servía para la construcción de las armas hispánicas, era muy valorada por los romanos, quienes quedaron muy sorprendidos por la calidad del corte y la flexibilidad de las falcatas ibéricas. Parece ser que el hierro del que se construirán era sometido a repetidas oxidaciones leves e intensas haciendo así que las partes menos aceradas desapareciesen y quedase un núcleo resistente. Luego, este núcleo amorfo de hierro con cierto contenido de carbono era forjado por los herreros, que usaban técnicas de caldeo para unir las partes. La empuñadura la decoraban con diversos materiales, como madera o marfil.

Era común ver en la hoja canales de desangre en la parte alta de la misma, los cuales servían seguramente para aligerar de peso el arma. La hoja de las falcatas muchas veces era decorada con terminaciones damasco o con la incrustación de hilos de oro. Una de estas falcatas decoradas se encuentra en Almedinilla, en Córdoba de España.

Este verano, cuando se abra mi temporada de forjador, allá por mediados de diciembre, voy a continuar una que comencé hace bastante con acero 5160. Ni bien tenga avances de la misma pondré las fotos.

Agregado a posteriori:
Bueno, no fue en el verano sino en marzo de 2012. El siguiente link muestra el comienzo de forjado de una falcata:
http://acerosmlanzi.blogspot.com/2012/03/forja-de-falcata-parte-primera.html

No hay comentarios: