23 marzo 2012

Falcata: Forja de la empuñadura

Hace una semana comencé la forja de una falcata. Aquí puede verse la primera parte. Hoy tocó hacer la empuñadura. Como bien me lo apuntó en los comentarios de la entrada anterior el señor Amo del Castillo, dicha empuñadura estaba excesivamente grande en comparación con la hoja de la espada. Es decir, no guardaba las proporciones adecuadas pues todas las falcatas poseían sus mangos con el tamaño justo para que ingrese la mano sin que nada sobre.



De modo que debí reducirla unos 5 centímetros cortando ese saliente en el extremo. Lo corté porque estaba bastante picado por el óxido y dudo que quedase bien si lo dejaba. En el siguiente video se resume la forja en cuestión:



No quedó precisamente como lo hubiese querido (nunca los trabajos me quedan exactamente igual a como los imagino) pero por ser la primera falcata la considero moderadamente aceptable hasta el momento.


Luego por desbaste le di alguna forma más refinada.


Como se aprecia, ahora sí la empuñadura está con la medida perfecta para mi mano. Queda ahora continuar desbastando la empuñadura y forjar los filos (bajarlos). También he de forjarle uno o dos canales.


Después haré un normalizado de la pieza, templado y revenido.

Aquí la siguiente entrada de la serie:
Falcata: Final del forjado y comienzo del desbaste





2 comentarios:

JOU TOWERFAT dijo...

Por favor maestro, describe como haces los canales pq yo no tengo ni idea, ok? a ver si puedo mejorar mi falcata. Un saludo.

Mariano Miguel dijo...

Claro que lo haré, Jaime. Lo que pienso es primero hacerlos por forja, con un dispositivo que armé y luego por desbaste. En la próxima entrada al respecto lo voy a mostrar, espero que me salga bien.

Saludos y gracias por comentar e interesarte