12 enero 2013

Cómo soldar con eléctrica

Este artículo pretende explicar en pocos pasos los conocimientos básicos para aprender a soldar con la eléctrica y los materiales y accesorios necesarios. De modo que en esta entrada, entonces, voy a salirme brevemente del camino que vengo siguiendo con respecto a la construcción de armas antiguas y a la forja y fundición para indicar algunos pasos útiles a la hora de soldar. Se me ocurrió a partir de unos comentarios que tuvimos en el blog del dilecto Amo del Castillo en este interesante artículo suyo, en la cual intervino también el querido señor Ismael, muy avezado en las artes del recreacionismo histórico.

¿Por qué aprender a soldar?
Porque hoy en día, en la casa de muchos, hay una soldadora eléctrica semi profesional. Por suerte los precios de estos artefactos no son altos y no hay mejor satisfacción que doblegar al hierro de esta manera rotunda.


Construir una reja o una escalera de metal, unas sillas para el jardín con su correspondiente mesa o cosas similares de hierro es realmente muy gratificante. Principalmente por la duración increíble de estas cosas.

Pero antes que nada, debemos tener en cuenta qué se necesita para soldar con la eléctrica:
Primero, lógicamente, la soldadora. Las hay de muchos modelos según el amperaje que posean, como regla general, para trabajos no profesionales, sirven las soldadoras eléctricas de 160, 200 o 250 amperes (ver foto de arriba). Más amperaje ya sería para hacer trabajos mayores. Lo que sí, una soldadora chica no resiste mucho tiempo, por lo que debemos soldar tranquilos, sin recalentar la máquina. Por ejemplo, una de 150 amperes no podría soldar más de 10 minutos de corrido porque podría quemarse. Pero eso, para lo que son trabajos caseros, no importaría tanto porque no se suelen exigir mucho las máquinas.
 Aunque, de tener la posibilidad, cuanto mayor amperaje tenga la soldadora más descansada trabajará. Por ejemplo, no es lo mismo trabajar con una potencia de 200 amperes en una soldadora que aguanta hasta 250 que en una que aguanta hasta 600. Naturalmente la segunda se recalentará muchísimo menos y no “sufrirá” como la pequeña.
El electrodo que utilizaremos dependerá del amperaje que posicionemos, cuanto más amperaje pasará más corriente y se podrán usar electrodos de mayor grosor. Una vez que hayamos elegido el electrodo adecuado tendremos en cuenta lo dicho más arriba. Esto se suele resumir como ciclo de trabajo de la soldadora. Cada artefacto es diseñado para trabajar con determinado ciclo de trabajo. Por ejemplo, si dicho ciclo marca 40 % al máximo de potencia, quiere decir que por cada 100 % de tiempo de trabajo de la soldadora, ésta debe descansar el 60 % del mismo. Si la usamos durante dos minutos de manera intermitente, solamente 48 segundos debería estar trabajando en ese lapso en soldadura de forma contínua. Cuanto menos profesional es la soldadora más bajo será el ciclo de trabajo.

Es muy importante que mientras soldemos siempre tengamos presente el aumento de temperatura del enchufe y del cable. Estas partes se suelen recalentar peligrosamente si soldamos largo rato, de modo que es conveniente parar para que se enfríen dichos componentes.
Una vez que tengamos a mano la soldadora y tengamos claro lo dicho anteriormente necesitaremos:

Indumentaria:

Una gorra para cubrir la cabeza. Saltan muchas chispas a temperaturas cercanas a los 1000 grados celsius o mayores.
Anteojos transparentes. Los ojos siempre protegidos de los materiales voladores. Estos anteojos conviene no sacárselos en ningún momento del proceso de soldadura. Un simple golpe con el martillo a la escoria puede hacer saltar un pedazo pequeño de la misma, muy caliente, a gran velocidad y distancia. Tengamos en cuenta que la escoria, una vez que termina la soldadura, queda tensionada, guardando mucha energía potencial elástica.
Máscara de soldadora. El brillo es muy intenso, nunca mirar directamente ni de reojo. Abajo semuestran cuatro imágenes de como se observa a través de la máscara.


Martillo de hierro para sacar la escoria. Son pequeños y generalmente se construyen por el propio soldador, con algún punzón de acero o una mecha rota.
Zapatos tipo borceguíes. Nos protegerán de los hierros a altas temperaturas que siempre caen al suelo, de los electrodos muy calientes que podemos pisar, etc. Si bien el peligro de electrocución es muy bajo (se puede tocar el hierro lejos mientras se suelda), no está de más un buen calzado con suela de goma.
Pantalones gruesos.
Los electrodos, de diferentes grosores, por ejemplo de 1,5 mm, 2 mm y 3 mm
Delantal de cuero para proteger el cuerpo
Guantes de soldador.
Como elemento opcional pero muy útil se puede tener a mano amoladora con discos de corte, de desbaste y cepillo de acero.

A soldar
Una vez organizados los elementos y colocadas las piezas a soldar, comenzaremos con el trabajo. Siempre conviene fijar las piezas antes de soldarlas para evitar movimientos de las mismas.



Para iniciar la soldadura, se dan unos golpes secos al metal (si es una pieza delicada, se comienza en un hierro cualquiera hasta calentar el electrodo). Si no inicia la soldadura y se “pega” el electrodo hay que retirar con un movimiento brusco de la mano. No se debe dejar pegado el electrodo porque recalienta mucho la máquina y los cables.
Como se ve en la imagen, el electrodo debe ir en ángulo con el hierro, más o menos de 30º. Cuando se inicia no se debe tocar el hierro sino que el electrodo permanecerá a un milímetro aproximadamente mientras descarga el hierro fundido. Hay que intentar dejar una costura limpia yendo en zigzag por las dos partes a soldar.

Si la escoria queda toda unida y sola se quiere levantar, es muy buena señal de una costura limpia



Sin embargo, con soldadora eléctrica se produce mucha escoria y es muy probable no poder hacer la costura completa. Siempre quedarán huecos donde no pegó. Abajo se muestra dicha situación:


Esto es importante estéticamente (y muchas veces estructuralmente). En muchos casos bastan unos cuantos puntos de soldadura para dejar las piezas muy firmes. Sepamos que un punto de soldadura de digamos 2 milímetros cuadrados de sección transversal posee una resistencia a la tracción de aproximadamente 35 kilogramos. Pero debemos considerar también que contra fuerzas de cizalla, la resistencia es marcadamente menor.

Cómo cubrir los agujeros que quedan con escoria luego de soldar
Si quedan esos molestos orificios donde la soldadura no pegó, no hay que desesperarse, se desbasta la zona con la radial y se vuelve a aplicar el electrodo. Esto se puede repetir unas cuantas veces hasta que quede todo cubierto. Si hay sectores donde la depresión persiste, se puede profundizar con un punzón, aplastar un trocito de clavo de hierro y soldar alrededor del clavo hasta ponerlo al rojo o hasta fundirlo. Esto generalmente resuelve el problema.

Una última cosa: cuando soldamos alguna estructura es común que las partes finales no coincidan a la perfección como las iniciales, quedando entre los hierros a soldar uno o dos milímetros de luz. En este caso no es recomendable intentar unirlos porque quedará todo poroso. Lo que se hace es nuevamente recurrir al clavo, a un trocito de electrodo o a un pequeño hierro. Se coloca en la ranura entre las dos partes y se suelda con tranquilidad. Abajo se resume lo dicho:


Al clavo conviene fijarlo porque se soltará de manera descarada al comenzar a soldar.


No queda más que desbastar y trabajo concluido. Cualquier consulta aquí estaré, guardando todos los bártulos que saqué para prepara este tutorial.

8 comentarios:

Amo del castillo dijo...

Muy ilustrativo, Sr. Mariano. Le daré instrucciones al compinche para que lea atentamente el tutorial, a ver si no me deja más poros en el armamento.

Un saludo

Mariano Miguel dijo...

Espero que le sea de utilidad, señor Amo del Castillo. Saludos cordiales y gracias por leer y comentar.

con equipos industriales dijo...

Una verdadera clase a través de este excelente artículo explicativo. Muy útil.
Gracias!

Vicente

Mariano Miguel dijo...

Muchas gracias, Vicente. Me alegro mucho de leer su comentario.
¡Un cordial saludo!

Rafael Eduardo dijo...

Esta muy bien explicado excelente señor mariano Miguel me a servido mucho gracias

Mariano Miguel dijo...

Muchas gracias. Me alegro mucho que le haya sido de utilidad. ¡Saludos!

El Novato :D dijo...

Gracias Mariano.
Mira, me la jugué y me compré una soldadora luego de leer bastante en internet (aspectos técnicos), Ayer tuve mi primera experiencia, me divertí mucho aunque me quedó bastante irregular. Como en tu imagen (Soldadura incorrecta). Pero creo que puedo mejorar, tengo las ganas. La soldadura Correcta que muestras se ve genial. Gracias por compartir tus experiencias.
Saludos
Herman.

Mariano Miguel dijo...

Me alegro mucho, Hernan. Suerte con los trabajos vas a ver lo que se ahorra reparando cosas y fabricando. Siempre cuidado con los ojos hasta cuando se pica la escoria pueden saltar pedacitos muy peligrosos. ¡Saludos!