16 febrero 2013

Yelmo medieval de cuero

En esta entrada me saldré completamente del metal para hacer un yelmo medieval de cuero. Antes que nada debo aclarar que este tipo de yelmo hecho en cuero nunca existió, dado que estos, antecesores del greathelm, eran naturalmente de metal (ya empecé el mismo modelo en hierro).
¿Por qué hacerlo de cuero?
Primero, tenía la inquietud de fabricar uno desde hace bastante. Cada vez que veía alguno en tiendas medievales o en imágenes pensaba en hacerlo. Y esta semana, justamente, me llegó un trozo de vaqueta prácticamente regalado. Me vino al pelo. También me va a servir para practicar costura en cuero para comenzar a hacer los calzados, que los vengo relegando desde hace bastante.
También, este tipo de casco puede ser útil para aquellos que no quieran o no puedan andar con 5 kilogramos de hierro sobre la cabeza. Es decir, si se tiene que participar de un evento donde se estará muchas horas con el casco puesto, esta sería una muy buena opción. De modo que, desde este punto de vista, puede llegar a ser útil el tutorial.
Comienzo del tutorial
Lo primero es, lógicamente, recortar las piezas previamente dibujadas y probadas en cartulina (no está para desperdiciar cuero).


La parte superior se recorta luego de armar estas dos piezas. A continuación, con pegamento de contacto, se adhieren estas dos piezas y el refuerzo trasero.




Nótese que la parte inferior posee mayor diámetro que la superior, para que la nariz no quede aprisionada contra el cuero. En el yelmo de metal esto es fundamental para evitar accidentes con golpes frontales.
Enseguida viene la tarea del cosido. Para marcar las costuras todas iguales no hay como este ingenio supernumerario:

Lo mejor es coser con dos agujas, se ahorra tiempo y la costura queda más firme porque se presiona en direcciones opuestas. Pero antes de coser se debe cortar la parte que considero más complicada, la superior:


Tener en cuenta que el casco se tiene que amoldar a la cabeza, y el corte transversal de la misma genera una  algo similar a una elipse, no una circunferencia. Para ir doblando el cuero se lo moja bastante.
Esto hay que coserlo con firmeza porque de lo contrario se forman unos volados terroríficos que dan ganas de darle una patada al casco y tirarlo al arroyo.


Pero siempre podemos recurrir al martillo, que parece solucionar estos defectos de manera contundente:


Se pone un martillo grande por dentro, se moja el cuero y con otro más pequeño se golpea en las protuberancias.


El resultado es que el cuero se amolda perfectamente a nuestros requerimientos.
Luego viene fabricar las dos piezas que adornarán el frente.


Donde va la ranura para la visual, la pieza debe cortarse y solaparse porque, como se dijo, las circunferencias no coinciden. Hay que ir perforando el cuero por partes. Hacer unos 10 orificios, coser y adelantar otros tantos. Si se quiere hacer de una sola vez lo más probable es que los agujeritos no coincidan por las deformaciones del cuero.
Después de estar un buen rato cosiendo queda así la cosa:


Opcionalmente se le pueden poner algunos remaches que, si bien no son estructurales, le realzan las piezas. En este caso usé remaches de aluminio (no remachar demasiado porque el cuero se corta).

Fabricación de la guarnición
Paralelamente se arma la guarnición. Esta es imprescindible porque de no estar la cabeza baila dentro de esa especie de balde.


Se ve que la parte superior está mojada para esferizarla.


A pesar de que la correa de sujeción de la guarnición o barbuquejo no llevaba históricamente hebilla (ver el comentario del señor Amo del Castillo aquí), a éste, por ser un yelmo atípico, sí se la he puesto.



Yelmo medieval de cuero terminado
Bueno, no queda más que pasarle betún y pomada y queda listo para ser lucido.


 Quedó bastante cómodo, principalmente con el almófar por debajo.


Se me ocurre que tal vez poner cueros de diferente color sería también una buena opción.

yelmo medieval de cuero

El peso final fue de 1086 gramos; es decir, unas cinco veces menos que el de metal.


Cualquier sugerencia, duda o lo que sea, aquí estaré, lustrando un poco más el yelmo mientras pienso que también sería útil para una fiesta de disfraces.

9 comentarios:

Axil dijo...

¡Jo, qué chulo! Creo que es uno de los yelmos de cuero más bonitos que he visto nunca. Y muy maja la herramienta de marcar puntadas paralelas.

JOU TOWERFAT dijo...

Me has dejado sin palabras amigo Mariano....si con la funda de la falcata te doctoraste en cuero, con esto NOS DEJAS A TODOS A LA ALTURA DEL BETÚN!!! ( si, el mismo betún que has usado para ese fantástico acabado)

Mariano Miguel dijo...

Qué gratas palabras, estimado Jaime. ¡Muy agradecido!
Saludos cordiales y buen comienzo de semana.

Mariano Miguel dijo...

Muchas gracias, Axil me alegro mucho de leerte. La herramienta me resultó muy útil para que me queden iguales las puntadas jajaj.
¡Saludos!

Mariano Miguel dijo...

Hola estimado señor anónimo:
Saqué su comentario porque el link tiene copyright. Si desea escribir las mismas palabras pero sin poner el link, lo podré publicar con gusto. Por otra parte, sí puede poner el título resumido de la tesis pues se encuentra disponible en la web.
Saludos

Anónimo dijo...

Tésis: Claves metalúrgicas de la fabricación de espadas con acero de Damasco (Al-hindi) según el taller persa medieval del shamshirsaz Assad Allâh de Isfahân
García Sánchez, Laura (2012)
---------------
NOTA TÉCNICA : Fabricación del acero de Damasco: estudio
metalográfico(#) AJ. Criado1 \ J.A. Martínez^ ; , R. Calabrés^ ; y D. Ariasv '
------------------

Le dejo esos apuntes, (ambos aparecen nada más que teclear en google) por si tenía alguna duda sobre el acero de damasco, es que le leí en Castra en Lusitania, sobre una espada de la caballería.

Sería posible que ud. hiciera una daga con ese material?. Y lo podremos leer en este blog?.

Mariano Miguel dijo...

Muchas gracias por el aporte. Sería muy interesante recrear acero damasco como se muestra en esa excelente tesis que comenta (cuando la lea se me van a aclarar muchísimas dudas porque veo que es muy completa). Hace bastante que me ronda por la cabeza forjar una hoja de esa manera. Lo primero que voy a practicar es el caldeo. Y hacer una daga sería perfecto para comenzar dado que la hoja no es muy larga. Lo voy a tener muy en cuenta para mis próximas recreaciones.
¡Saludos cordiales!

Luis Armando (El Longobardo) dijo...

Canijo!! va rapido mi estimado Mariano!!! le ha quedado excelente :D mis respetos!!

Mariano Miguel dijo...

Muchas gracias, Luis. Aunque en los meses que vienen se me complicará un poco el trabajo de artesanías.
¡Saludos!