28 abril 2013

Spangenhelm de hierro y bronce, comienzo

Muestro en esta entrada el comienzo de recreación de un spangenhelm cuyos materiales serán hierro y bronce. En particular, la pieza de bronce representará el protector nasal. Además constará de laterales de cuero endurecido. Dado que el modelo que elegí hacer posee las bandas anchas, dichos laterales (los cuatro) no son demasiado grandes. Además, la posibilidad de hacerlos de cuero hace bastante que rondaba en mi cabeza.


Para empezar, se marca la pieza principal (abajo), la cual representa las cuatro bandas laterales unidas en la parte superior. En la imagen de arriba se aprecia la transcripción de este molde a una chapa de hierro de 2 milímetros de espesor.


En el próximo tutorial, que esperemos que sea pronto, tendré disponibles las plantillas por si alguien las requiere.
Para cortar esta chapa me valí de la clásica y despiadada amoladora (que, para usarse, no se han de olvidar todas las medidas de seguridad para el cuerpo).



Una vez cortada y lijada convenientemente, la chapa está lista para que se le realicen todas las perforaciones posibles. Esto es importante porque siempre es más fácil medir y perforar la chapa mientras ésta permanece plana.
Acto seguido pasamos a darle curvatura.


Para curvar la chapa se puede hacer por elevamiento, mediante una convexidad (abajo derecha) o por hundimiento mediante una concavidad(abajo izquierda).


La parte complicada de este modelo es elevar lo suficiente la chapa en la parte media de los laterales para lograr que las aristas que se ven arriba a la derecha (concurrentes) se hagan paralelas. Eso se logra martillando bastante la parte que se ve expuesta a la convexidad; la cual al elevarse obliga a esa parte inferior a cerrarse. Bueno, en definitiva resulta más difícil explicarlo que hacerlo.
Una vez que esta parte está finalizada se puede continuar con la banda que cubre la circunferencia de la cabeza (en mi caso es de 70 centímetros).


Se me ocurrió soldar esas aristas con algunos puntos de la eléctrica para poder sujetar mejor la banda antedicha.


Una vez conformado esto, se procede a perforar y a ir agregando tornillos provisorios para sujetar las partes a unir.

Como puede verse en la imagen de arriba a la derecha, la forma del casco es semejante a la de nuestro cráneo, que es más largo que ancho. Es decir, si hiciésemos un corte transversal lo que quedaría sería tendiente a una elipse.
A este spangenhelm se me ocurrió también pavonarlo (el color negro contrastará muy bien con el amarillo del bronce). Lo cual realicé con un soplete y con aceite de cocina. Cuando pavoné es casco vikingo, lo hice sobre la hornalla de la cocina. El resultado es el mismo pero en este caso que me toca ahora, es decir con el soplete, es mucho más rápido.


Para pavonar de esta manera primero se pasa toda una capa de aceite al metal y luego se lo calienta hasta unos 250 ºC aproximadamente.


En caso de pasarse de temperatura, lo cual es fácil que ocurra en estas condiciones, se puede pasar nuevamente el aceite (ver imagen inferior) y continuar hasta que el negro sea más o menos parejo. 


Si queremos que el pavonado sea más parejo usando este método, lo que se puede hacer es calentar el lado opuesto a la parte que se verá. Esto hará que el fuego no dé directo en el aceite y se produzca una oxidación más uniforme.


En este caso lo podría haber pavonado calentando solamente desde el lado de adentro del casco. En fin, no me desagradó el resultado.


Graduando la temperatura del soplete se puede controlar mejor el pavonado e ir viendo cómo se oscurece la chapa llegando a tomar un color negro muy interesante. El que lo vea seguramente preguntará si es pintado.


En estas dos últimas imágenes se ve el trabajo finalizado (la primera parte). Cuando se remache, antes de colocarle el cuero, se puede volver a pavonar en caso que se raye o similar. También es conveniente pavonar los remaches para que no desentonen si son demasiado plateados.


Lo siguiente será hacer los cuatro paneles de cuero y fundir el bronce para el protector nasal. Para fundir usaré la técnica del poliestireno expandido, como se ve en esta entrada. No está de más decir que este modelo de spangenhelm no fue extraído de ningún registro histórico. Si todo marcha sobre ruedas, la semana que viene o la otra ya estará listo para ser usado mientras se hacen las compras en el almacén del pueblo y ser la envidia de todos los parroquianos.
Finalizamos por ahora, cualquier pregunta o sugerencia será atendida como es debido.
Post scriptum:
En esta entrada la continuación del spangenhelm, en particular la fundición del bronce para las piezas.
Y en esta otra: Spangenhelm de hierro y bronce, continuación; sigue la cosa por el buen sendero.
Finalmente,  en la siguiente entrada: Casco medieval de hierro y bronce, doy por terminado el trabajo.

10 comentarios:

Amo del castillo dijo...

Sírvase vuecé tomar nota de esta sencilla fórmula para pavonar:

Para un litro de agua, 300 gramos de sosa caústica y 100 gramos de nitrato potásico. Lo mezcla todo en un recipiente adecuado, una olla por ejemplo (pero sin esmaltar), y lo pone a hervir. Una vez en ebullición introduzca la pieza bien desengrasada. Pasados unos minutos la va sacando para comprobar el resultado. El acabado irá en función del de la pieza antes del pavonado: a más bruñida, más brillante será el pavón.

Ojo con la porquería de líquido esa, que quema una burrada cuando salpica y echa unos vapores asquerosos. Mejor manipularla en espacios abiertos.

Es un método bastante simple y barato. Yo lo usaba en tiempos con buenos resultados para pavonar algunas armas de fuego.

Un saludo

Mariano Miguel dijo...

Muchas gracias por la información, señor Amo del Castillo. Tengo que probar ese método y lo haré ni bien consiga esos reactivos.

¡Saludos!

Anónimo dijo...

1.-

Hay quién ha modelado el spangenhelm, básicamente como lóbulos, ( de 2 o de 4): y da instrucciones, sobre medidas, adaptaciones, alturas...;

http://www.bussjaeger.us/Spangenhelm-Lobe-Pattern.png

Creo que se podrían dibujar los módulos elegidos sobre una cartulina, colocándolos convenientemente resulta una cruz.

Ítem más: los patrones de los lóbulos serían la base para dibujar los patrones de los refuerzos, incluso el nasal.:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/en/d/d4/Spangenhelm.jpg

En resúmen, dos patrones, unos ajustes convenientes a martillazos, y hale op, un spangehelm en dos pasos.

Ahora observe:

http://www.motoclub1810.org/historia/cruzdemalta/patte.gif

Si se fija, el blanco son los lóbulos, el rojo son los refuerzos, curioso, no?

2.-

Lo que no me gusta es que le haya quedado tan redondo y tan cerca del cráneo. La idea era separar lo más posible la parte superior de la cabeza de un golpe dirigido a la misma. Yo lo preferiría más alargado, elipsoide, picudo.

3.-

Otra cosa; lo que ud. ha hecho son los refuerzos exteriores, supongo, las varillas (5,6,7, del dibujo de "arador") que unían mediante remaches las auténticas placas del casco, no?. O es el diseño definitivo?.

http://www.arador.com/construction/spangenpattern.jpg

Amo del castillo dijo...

La sosa caustica y el nitrato lo venden en cualquier droguería. El agua sale del grifo, así que no entraña mucha dificultad. Si prefiere un pavón marrón, que en armas de época queda divino de la muerte, basta con comprar ácido nítrico a 6 grados. Se da una mano y se espera al día siguiente, en el que ya habrá salido algo de óxido. Se cepilla y se da otra mano. Y así durante 5 ó 6 días hasta que tenga el tono deseado.

La ventaja sobre el anterior es que se aplica en frío y no suelta vapores asquerosos quemapulmones.

Un saludo

Anónimo dijo...

1.- Puestos a ser creativos, igual le interesa la siguiente información:

http://www.cascoscoleccion.com/espana/esmart1b.htm

Observe la guarnición (cómo se sujeta el casco a la cabeza), y su montaje en el casco, con planos y todo tipo de detalles.

Aprovechando los tornillos-remaches de su spangenhel, seguramente se podría adaptar un entramado parecido, con cinchas de cuero y otros rellenos.

2.- En cuanto al diseño suyo, si observa el casco de combate (vista por debajo), habría que recalcular un poco la plantilla suya o patrón, para que resultara una forma ovoide u ovalada, más parecida a la forma humana o más adaptable.

Mariano Miguel dijo...

Perfecto. Gracias por la ampliación.

Mariano Miguel dijo...

Gracias por los aportes, señor anónimo. Ciertamente que se podría modificar la plantilla para alargar un poco la parte frontal y trasera. Igualmente, si se hace circular luego se puede deformar por presión como lo hice en este caso. Saludos cordiales.

Mariano Miguel dijo...

Y sí, ciertamente que al hacerlos más cónicos y altos favorecían el hecho de alejar los bordes superiores de la cabeza y a desviar dichos golpes. Tengo uno que es justamente así, bien alto. Consta en una de mis entradas de años anteriores. A éste se le podría elevar la zona superior una vez recortada la chapa. Se podrían ganar unos cuantos centímetros.

Anónimo dijo...



Una forma de elevar su casco sería añadirle una corona circular en su base, e incluso puede aprovechar para añadirle además el nasal (o todo un facial o máscara):

La corona podría decorarse.

http://de.academic.ru/pictures/dewiki/72/Helms_DSC02146.JPG

2º.- Ha pensado en añadirle una cimera? Fíjese que el centro del pico se refuerza con un círculo, que también se remacha al casco.

Refuerza la cima y también decora.



Mariano Miguel dijo...

Cierto que hay muchas opciones, señor anónimo. Lo que tengo en mente es agregarle los cuatro paneles laterales de cuero y el protector nasal de bronce además de la guarnición de cuero. Es buena idea ponerle una cimera quizás de bronce (cuando haga la fundición lo estudiaré) aunque un facial ya no iría, lo dejaré para otro que haga en estos meses.
Saludos y gracias por los aportes