07 junio 2013

Recreación de lanza antigua de bronce

En este tutorial mostraré cómo recrear la moharra de una lanza antigua. La forma de la moharra podría caracterizarse perfectamente dentro de cualquiera de los siglos anteriores a la Edad Media, dado que la morfología en general poco cambió hasta bien entrado el medioevo. Aunque en particular, para crear la forma de la moharra, me basé en el material de Juan Eduardo Cirlot: La Evolución de la Lanza en Occidente (Piezas de Hierro de Hallstatt al Siglo XV). También puede consultarse la página del señor Amo del Castillo, donde hay profusión de entradas referentes a estas armas enastadas con su explicación evolutiva.
La idea de hacerla de bronce hace que el arma se posicione bastante antes de la Edad Media. Si miramos el material de Cirlot, vemos que los ejemplares del denominado período Hallstatt, cuya cultura perteneció al denominado Bronce tardío y la primera Edad del Hierro, podrían ser los candidatos a esta recreación. Este período se mantuvo desarrollando elementos de bronce entre los años 1200 a 750 aC.

Recreando la moharra en poliestireno expandido
Lo primero es realizar el modelo de la moharra para que luego sea usado de positivo en el vertido de la colada de bronce. Para ello, se puede usar la técnica del poliestireno expandido.
Lo primero que se puede hacer es la perforación por donde irá el hasta. Simplemente se la puede realizar con un hierro en caliente:

Perforando el poliestireno
Luego se corta un prisma de base cuadrada el cual, luego de ser trabajado, será el cubo de enmangue. Este bloque de poliestireno no permite detalles finos dado que no es de alta densidad. Si se quiere hacer, por ejemplo, una estatuilla de bronce, deberá trabajarse el positivo en poliestireno de alta densidad.



Este cubo de enmangue tendrá aproximadamente 15 centímetros. Luego se realiza la moharra en sí, dándole una longitud de aproximadamente 25 a 30 centímetros por 8 centímetros en la parte más ancha.


Aquí le damos la forma más aproximada posible, cuidando de no excederse en los filos. Posteriormente se trabaja el cubo y se pegan ambas piezas


Finalmente se le agregan los tubos por donde se colará el bronce y por donde se expulsarán los gases. Esto es fundamental para evitar la formación de burbujas en sectores localizados.

Respiraderos y canal de la cola
Lo que se debe tener en cuenta es la condición de fluidez del bronce dentro del molde ya recubierto de arena. Esto es intuitivo pero como regla general, los respiraderos van en las partes elevadas si la pieza se ha de colar nivelada, o en las partes finales si se realizará la colada en pendiente descendente (que es lo que hice en este caso). Es decir, el bronce fundido entrará por el conducto sobre el cubo de enmangue y se irá hacia la punta de la moharra.

Molde de poliestireno dentro de la arena. Como se aprecia,
la arena es escasa, debería estar todo el recipiente lleno.
Lo siguiente es colocar el modelo de poliestireno en la arena para fundición. La composición de esta arena es aproximadamente: 90 % arena de sílice tamizada, 10 % de bentonita y aceite fino para aglomerar (no mucho). Como se aprecia, hay muy poca arena, lo cual puede hacer que la colada sea defectuosa. Lo ideal es una capa de arena de aproximadamente 20 centímetros encima de la pieza y bien apisonada.

La fundición
Enseguida viene la grata tarea de fundir el bronce. Para esto hice uso del hornito que construí en esta entrada para similar menester. La eficiencia de estos hornos de barro es muy alta, y se requiere muy poco carbón vegetal (unos 8 kilogramos) para fundir casi 3 kilogramos de bronce.

Materia prima de reciclaje
La materia prima es de reciclaje, como siempre, y fue en particular esas tres piezas de bronce de aproximadamente 900 gramos que serían partes de algún engranaje o vaya uno a saber qué otra cosa.
Se enciende el horno y al cabo de 15 o 20 minutos ya está listo el bronce fundido.

Horno de barro para fundición de bronce
En el siguiente video se resume todo este proceso de fundición. Como se ve, se le puede agregar bórax antes de la colada para aumentar la fluidez y antes de retirar la escoria.


Un inconveniente bastante serio es que aparentemente no alcanzó el bronce o tal vez las paredes del cubo de enmangue eran demasiado finas. El tema es que quedó allí un hueco sin cubrir con bronce

Error en el cubo de enmangue
Ya veremos cómo solucionar eso al momento de colocar el hasta. Se aceptan sugerencias.
Del otro lado, sin embargo, quedó muy aceptablemente bien:

Pieza terminada. Uno de los laterales no presenta error
En estos días comenzaré con el desbaste y el pulido, de modo que eso quedará para otra entrada. Y para terminarla, se la colocará (¡cómo podría ser de otra manera!) en un asta de madera. Bueno, creo que no olvido poner nada. Cualquier pregunta hacerla con confianza y si se les ocurre cómo solucionar el faltante de material en el cubo de enmangue, la sugerencia será bienvenida. 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El 'asta' de la lanza se escribe sin H.

Mariano Miguel dijo...

Gracias por aclaración. Corregido. ¡Saludos!