25 noviembre 2013

Forjando una hachuela de comienzo a fin

En este tutorial mostraré los pasos necesarios para forjar una hachuela a partir de un acero 5160. Como la herramienta será principalmente usada para golpear; por ejemplo cortar ramas para hacer el fuego, solamente será templado el filo, con lo que no va a necesitar revenido tal cual ocurre con las hachas grandes. Bueno, a decir verdad, lo anterior es cuestión de gustos o técnicas. Hay quien templa el filo del hacha estando a la temperatura de desmagnetización (temperatura de temple), y luego, antes que se enfríe, templa el cuerpo del hacha. O en general el cuerpo del hacha es de hierro y solamente el filo es de acero. En este caso es acero 5160, proveniente prinipalmente de loe elásticos de auto.

Forja de hachuela
Para comenzar, como el acero tenía una imperfección en un extremo, hubo que cortar ese sector y qué mejor que usar los métodos tradicionales, que son a base de cincel y martillo. Lo digo porque perfectamente podría haberlo cortado con la amoladora en bastante menos tiempo
Corte de acero
Una vez hecho lo anterior, se puede comenzar a forjar la hoja o el mango, eso es cuestión de gustos. Aquí se comenzó por el mango, dándole la forma deseada que se adapte principalmente a nuestro agarre


La fragua es a base de carbón vegetal alimentada con soplador eléctrico. Tenía un soplador manual el cual vendí hace bastante (cosa inaudita de la cual me arrepiento). Estoy en busca de otro, principalmente porque la idea de la forja artesanal es volver un poco a las raíces. Además, me gusta también ir a trabajar al campo y no se puede andar buscando enchufes eléctricos en medio del monte.

Fragua a carbón vegetal
La parte importante del proceso es la de perforar los orificios por donde se fijarán las cachas de madera al mango. Si queremos agujerear una vez templada la hoja, se nos va a hacer muy difícil, gastando tiempo y mechas. Por más que aquí sólo templé el filo, el acero del mango sigue teniendo su alma tenaz. Entonces, lo mejor es perforar en caliente usando un punzón. Al mismo hay que ir enfriándolo para que no se le destemple la punta

Perforando el metal al rojo
El temple fue en agua a 30ºC. Perfectamente se puede templar también en aceite.

Templado del hacha
Una vez templada, se le pasa un cepillo de acero para verificar que no haya rajaduras y para sacar las cáscaras antes de que éstas se arraiguen más a la hoja. Abajo una imagen de la pieza templada y de su antigua forma


Las cachas para el cabo las realicé de quebracho colorado, la cual es una madera muy dura y casi imposible de romper. Además, queda muy linda una vez pulida y protegida con algún acete, por ejemplo.


Una vez trabajadas y desbastadas no mucho, porque luego hay que seguir, se le fresar los orificios para que los remaches se embutan y se pega todo a la espiga esperando un día para terminar.

Cachas terminadas
El pegamento es epoxi, a base de dos componentes.

Pegado de los componentes de la empuñadura
Mientras estaba forjando la hachuela me visitó mi amigo Jorge trayéndome de obsequio (cosa que le agradezco mucho y le digo que ya le comenzaré a forjar la prometida falcata) un mangual:


Esta pieza fue encontrada e mientras se realizaban los cimientos de una construcción, a un metro de profundidad aproximadamente. Las especulaciones acerca de su origen son muchas y habiéndome comunicado con uno de los expertos en materia de armamento medieval, el señor Amo del Castillo, he llegado a algunas conclusiones que comentaré en la siguiente publicación de Blog, al igual que la restauración del arma. (¡Así que no se la pierdan la semana que viene jajajaj!). Por lo pronto, al final del video que se adjunta más abajo se ve más en detalle este mangual.

Volviendo a la hachuela, finalmente se hace un pulido general de la hoja hasta 360 o más y del mango. El trabajo terminado está a continuación.

Hachuela terminada
Terminó teniendo un buen peso y funcionó muy bien a la hora de usarla con un tronco seco.

Hoja de la hachuela pulida hasta grano 360
(es importante que sea una madera seca para ver cómo se comporta frente a la tensión de la misma, con un tronco verde cualquier hacha funciona casi bien).

El grosor del lomo de la hachuela resultó en 4 mm
Faltaría hacerle la funda y final. Abajo se inserta un video donde se ve todo el proceso, desde el comienzo al fin


Cualquier pregunta o sugerencia será tenida en cuenta

4 comentarios:

Yllart Martinez dijo...

Buen proyecto! Además, útil para ti, por lo que veo.
Sólo me da la impresión de que no están todos los martillazos, que me da la impresión de que tiene bastante más trabajo que lo que se ve en el vídeo :-)

Siendo una herramienta, no has pensado en pavonarla en aceite para evitar que se oxide?

Un abrazo

Mariano Miguel dijo...

Hola Yllart, un gusto tenerte por estos pagos. Sí, tuve que cortar un montón porque si no el video se me hacía eterno jaja. No me gusta que pasen más o menos los diez minutos porque se hace aburrido. Lo de pavonar la hoja es muy buena idea, la próxima lo hago. ¡Un gran saludo!

Manu Z dijo...

Excelente trabajo. Che me inpirás mucho con tus proyectos de herrería. La foto de la fragua con el fuego saliendo es espectacular jajaja. Seguí así que inspirás a gente como yo. Algún día te voy a mandar una foto de un par de trabajos que estoy haciendo y que viendo tu blog me dieron ganas de hacer.

Mariano Miguel dijo...

Muchas gracias, Manu. Me alegro mucho que te haya servido lo que hago y que te sea de utilidad para tus creaciones. Cuando quieras me mandas las fotos o pones los link aquí, en otro comentario. La fragua esa es muy fácil de construir, tengo un par de entradas donde se explica. Lo único, digamos, caro, es el soplador ese eléctrico; pero se puede reemplazar por uno manual o por un secador de pelo al principio. ¡Saludos cordiales!