19 mayo 2014

Cómo recrear un casco medieval en dos días

Presento aquí un tutorial acerca de construir un casco medieval con protector nasal que podría enmarcarse dentro de los siglos XII o XIII. Dicho casco suele aparecer con el nombre de capacete normando o también casco normando, aunque no sé cuánta certeza tendrán esas denominaciones. Muchas veces necesitamos recrear algún elemento medieval de forma rápida, (para una muestra la semana que viene, por ejemplo) y no sabemos por dónde empezar. Quizás este tutorial sea de utilidad pues es posible construir este elemento no tan sofisticado en unas 12 horas de trabajo, que serían dos días para no esforzarnos demasiado un sólo día. 
La primera jornada de trabajo haremos el trabajo pesado, cortando la chapa, armando el cuerpo principal del casco, el anillo de refuerzo, el protector nasal y la guarnición. La segunda jornada la dedicaremos a construir la parte superior del casco y a colocar la guarnición.

Casco medieval con protección nasal.
Comenzamos la tarea seleccionando los moldes que usaremos. Si necesitamos construirlos, mediremos las dimensiones de nuestra cabeza y le sumaremos varios centímetros dado que por debajo de este casco deberá ir el almófar la cofia, elementos que suman mucho volumen y si no los tenemos en cuenta el casco sólo servirá para exhibir. Siguiendo los esquemas de los libros de Osprey, se puede notar que la parte superior podía ser cilíndrica o de cono trunco.
En este caso me decidí por el cono trunco, de manera que para construirlo se pueden seguir las indicaciones de este tutorial, por ejemplo.

Primera jornada de trabajo

Entonces, una vez marcada la chapa la cortamos con cuidado. Siempre el uso de la amoladora es peligroso, pero el corte de chapa se lleva los laureles del peligro. Hay que maniobrar mucho y a veces con una sola mano. Por supuesto la protección en los ojos, la cara y el cuerpo es fundamental. 

Marcar la chapa usando el molde de la pieza
Se tiene que tener presente en todo momento que el disco no debe sobrepasar nunca algunos milímetros la chapa que se corta. De esa manera nunca se trabará. Y también es importante no intentar cortar de una sola vez (en este caso la chapa es de 2 mm de espesor), sino pasar varias veces sin ejercer demasiada presión.

Cortar la chapa con amoladora, por ejemplo.
Por supuesto que si se posee una sierra de banco o algo más sofisticado para cortar chapa, ¡bienvenido sea!

Doblando la chapa
Una vez cortada la chapa y emparejados los bordes para que no corten o se vean desprolijos, se procede a curvar el cuerpo principal del casco teniendo presente que no ha de quedar sección circular sino ovoide:
Como esta chapa no se deberá deformar mucho, es conveniente usar un martillo de goma para emparejar sin marcarla.

A remachar

Luego de esto se pueden colocar los primeros remaches, que serán los que irán en el elemento posterior para fijar el cuerpo principal del casco:

Remachar
Como este casco tiene que ser armado de manera rápida, no nos permitiremos equivocarnos en nada de manera que no usaremos tornillos para armar todo el casco como lo hacemos con otros más complejos. Aquí directamente vamos a los remaches, los cuales una vez puestos son increíblemente difíciles de sacar. Como se ve en la imagen superior, los remaches bien puestos sólo sobresalen uno a dos milímetros de la chapa. El que se ve más protuberante no fue cortado. Esto es malo dado que agrega esfuerzo, se nota una protuberancia y suele no quedar del todo firme.

Corte y trabajo sobre el anillo de refuerzo

Pasamos ahora a confeccionar el anillo de refuerzo que irá en la parte inferior del casco. Como el casco tiene forma cónica, este anillo la tendrá que poseer también. Para curvarlo martillamos en una sola arista o zonas cercanas como si estuviésemos bajando el filo a una espada. El resultado será que la chapa se expandirá en esa zona y contraerá en la opuesta curvándose en el proceso.

Curvando el anillo de refuerzo
Cuando lo hayamos terminado, debe coincidir con la parte inferior del molde del casco. Como se ve en la imagen inferior, todavía le falta un poco de trabajo.


Aunque nos parezca que no, es muy importante curvarlo de esa manera dado que de lo contrario jamás podremos colocarlo como corresponde en el casco. Para ponerlo se lo hace de un tamaño levemente superior al que tendrá y se comienza remachando desde un extremo. Al final se corta el sobrante.

Colocación del anillo de refuerzo.

Protector nasal

El protector nasal de este casco es muy simple. Buscamos un hierro de unos 5 milímetros de espesor y unos 4 centímetros de ancho y lo remachamos al casco dándole las curvaturas adecuadas:

Protección para la nariz
Tener en cuenta que eventualmente el casco puede oscilar de atrás hacia adelante y el protector nasal puede convertirse en un arma contra la nariz. Para ello lo separaremos unos dos centímetros de dicha probóscide olfativa. De todas maneras, si el casco tiene buen calce y está firme, no tendría por qué oscilar. 
Cuando hayamos remachado el protector nasal, el reloj marcará unas 6 horas de trabajo. En este momento sería conveniente detenerse para continuar la jornada siguiente.

Confeccionar la guarnición

Sin embargo, mientras se hace alguna otra cosa, luego de un rato de descanso, se puede confeccionar la guarnición. Este es un trabajo ameno de costura de cuero que se puede hacer en cualquier lado, lejos del taller de herrería. Para ver algunos ejemplos de confección de este elemento consultar las siguientes entradas:
Casco medieval de hierro y bronce
Allí hay varios modelos a copiar. Según me han dicho una y mil veces mis amigos y he visto en imágenes, el barbuquejo tiene que ir amarrado directamente al metal del casco. La próxima vez lo haré así.

Vista de la guarnición sin colocar
La siguiente imagen muestra la primera parte del casco terminada:

Vista del casco tras la primer jornada de trabajo

Segundo día de trabajo

El segundo día es un poco más aliviado aunque todavía nos queda por hacer una pieza clave, la parte superior del casco. Ésta se puede hacer con las pestañas por fuera o por dentro (como en este caso). Para darle el tamaño justo marcamos por la parte interna del casco y hacemos una pasada de amoladora marcando el trayecto para poder doblar con más facilidad:

Marcado de la parte superior
Luego de marcada le realizamos a mano los cortes radiales cuidando de que coincidan cada dos, por ejemplo, con los remaches que irán en la parte superior. Esto es importante dado que de lo contrario quedará uno o más remaches en la zona donde no hay chapa.

Marcado de la parte superior para el corte
Cortamos y doblamos con pinza y martillo dándole la curvatura que posee el casco

Doble de las pestañas interiores
Probamos que todo calce perfectamente, desbastamos los sobrantes (aunque no se verán) y lo remachamos al casco comenzando por la parte frontal.

Remachando la parte superior
Acto seguido colocamos los demás remaches. Como las pestañas están curvadas hacia adentro, tendremos que perforarlas usando un tope para que no se doblen.
Cuando hayamos remachado toda la parte superior, con el martillo cerraremos todos los sectores no coincidentes para que quede agradable a la vista. Claro que estos sectores nunca serán más amplios que un par de milímetros dado que al medir tuvimos la precaución de que todo coincida.

Final de la tarea

Para terminar, remachamos la guarnición al casco o la fijamos con cordones de cuero. La guarnición es del tipo "flotante" y su función principal es evitar que la cabeza toque la zona metálica del casco. Al remachar el cuero tendremos cuidado de no destruirlo con el remache dado que este elemento ejerce una presión enorme al fijarse. De ser necesario tendremos que usar una arandela.
Puesta la guarnición la teñimos con betún o pomada:

Guarnición colocada y teñido del cuero
Dado que este casco se realiza en tan poco tiempo, no pasará de una lija 360 pues pulirlo llevaría mucho más que dos días:

Pulido somero con lija de grano 360
Y con esto se finaliza el casco. Abajo adjunto un video para ver todo el proceso resumido:


Abajo, algunas imágenes del casco en su "ambiente natural"


Cualquier duda o lo que fuere, será bienvenido el comentario al final de esta entrada.


Asimismo, si alguien desea los moldes, son los mismos del casco normando pero si el protector facial. No tiene más que pedirlos y le serán remitidos junto con algunos otros en tiempo y forma.


Antes de irme pongo algunas fotos de la muestra medieval que realicé en la escuela donde trabajo. Los alumnos pudieron tomar contacto directo con las piezas (menos con las armas blancas, por supuesto).

Muestra medieval siglos V al XIII en Escuela Normal de Pergamino

Probándose las armaduras y yelmos

Cota de malla
Ahora sí me despido hasta la próxima.

Pf. Mariano Miguel Lanzi

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Tenía entendido que los capacetes con cimera plana se caracterizaban por tener la cimera reforzada por DOS bandas de acero remachadas que se CRUZAN en la cima.

No se trata de proteger, que también, los parietales, sino la calota, la tapa de los sesos, mejor.

Este primitivo diseño se mejoró con la cimera esférica y mucho más con la elíptica, y se seguían usando las bandas que se cruzaban en la cima, aunque por razones constructivas: se construía la forma al estilo puzzle, spangenhelm, como por secciones.

Las Bandas superiores desaparecieron cuando se logró construir la forma elíptica, aovada, de una sola pieza de acero, lo que finalmente se conoce como capacete normando,( con el añadido de almófar y protector nasal.)

Esa cimera plana es más propia del tiempo de los yelmos de las cruzadas, del xii, y más para caballeros que el capacete para el soldado de infantería.

En todo caso, muchas gracias por su esfuerzo, y por mostrarnos un nuevo post.

NOTA: Ya que estamos en un blog de forja, convendría darle un repaso al trabajo en la forja y con el martillo.(rebordear, por ejemplo). Le daría un aspecto más artesanal.

Queda demasiado INDUSTRIAL, tal como está.

Mariano Miguel L. dijo...

Muchas gracias por los valiosos aportes, señor anónimo. Estoy pensando recrear otro muy similar, de los que aparecen en las láminas de Osprey. De manera que espero poder aplicar algo de lo que menciona. Siempre pienso, al trabajar la chapa en frío, continuar en la fragua y por diversas razones no lo hago. Pero eso haré en el próximo para redondear principalmente la base del casco y hacerle un doblez como menciona.
¡Saludos cordiales!

Amo del castillo dijo...

Jurovos, Sr. Mariano, que su destreza lo asimila a los mejores armeros de Milán, qué carajo... Le ha quedado fastuoso, palabra de Amo del Castillo

Un saludo

Mariano Miguel L. dijo...

Muy agradecido de sus palabras, estimado señor Amo del Castillo. Un gran saludo y ¡adelante con sus artículos que vienen cada día mejor!

Ezequiel Montes de Oca dijo...

Hola Mariano, Me llamo Ezequiel (Creo que no puse el nombre antes) y soy el que te pregunto por los remaches para el casco (Gracias por la ayuda) Te jodo de nuevo para saber si usas chapa de hierro comun o de acero? Y en el caso de que sea el ultimo, que acero y de que groror aproximadamente? Yo estoy usando hierro (Que me parece que es mas blando para mi que recien empiezo pero por las fotos me parece que no es el material correcto) Y otra consulta mas, veo que estas en la zona de pergamino, de casualidad estas dando algun curso por algun lado? Gracias nuevamente

Mariano Miguel L. dijo...

Hola. POr el momento no estoy haciendo estas cosas por motivos laborales. Con respecto a las chapas, uso todo hierro de aproximadamente 2 mm de espesor. En realidad, antiguamente se hacían todas estas armaduras de hierro. Recién en el siglo XV o fines del XIV se comenzaron a hacer armaduras de acero. COn lo cual se alivianaron mucho dado que al mismo espesor de chapa el acero es naturalmente mucho más resistente. De manera que no las necesitaban hacer con chapas tan gruesas. De manera que todo lo que sea desde el siglo VI al XIII o XIV era todo hierro en armaduras. Saludos!