Historia antigua y medieval. Recreacionismo histórico

Recreación de lanza antigua de bronce

En este tutorial mostraré cómo recrear la moharra de una lanza antigua. La forma de la moharra podría caracterizarse perfectamente dentro de cualquiera de los siglos anteriores a la Edad Media, dado que la morfología en general poco cambió hasta bien entrado el medioevo. Aunque en particular, para crear la forma de la moharra, me basé en el material de Juan Eduardo Cirlot: La Evolución de la Lanza en Occidente (Piezas de Hierro de Hallstatt al Siglo XV). También puede consultarse la página del señor Amo del Castillo, donde hay profusión de entradas referentes a estas armas enastadas con su explicación evolutiva.
La idea de hacerla de bronce hace que el arma se posicione bastante antes de la Edad Media. Si miramos el material de Cirlot, vemos que los ejemplares del denominado período Hallstatt, cuya cultura perteneció al denominado Bronce tardío y la primera Edad del Hierro, podrían ser los candidatos a esta recreación. Este período se mantuvo desarrollando elementos de bronce entre los años 1200 a 750 aC.

Recreando la moharra en poliestireno expandido
Lo primero es realizar el modelo de la moharra para que luego sea usado de positivo en el vertido de la colada de bronce. Para ello, se puede usar la técnica del poliestireno expandido.
Lo primero que se puede hacer es la perforación por donde irá el hasta. Simplemente se la puede realizar con un hierro en caliente:

Perforando el poliestireno
Luego se corta un prisma de base cuadrada el cual, luego de ser trabajado, será el cubo de enmangue. Este bloque de poliestireno no permite detalles finos dado que no es de alta densidad. Si se quiere hacer, por ejemplo, una estatuilla de bronce, deberá trabajarse el positivo en poliestireno de alta densidad.

Dominación de los lombardos en la Italia medieval

Los lombardos, también denominados longobardos, fueron gente de origen germano originaria del norte de Europa que poco a poco fue descendiendo y se asentó en el valle del río Danubio. Desde esa posición, luego de consolidarse social y políticamente, los lombardos decidieron invadir con éxito, en el año 568  d. C.,  toda la Italia dominada por los bizantinos. Luego de esto, se establecieron en la península y crearon un reino que permaneció hasta el año 774 d. C., momento en que caen dominados por los francos.
Entonces, en el año 568, el enérgico rey Alboíno, hizo cruzar los alpes Julianos a una tropa de 500 mil lombardos para invadir el norte de Italia, siendo ForumIulii la primera ciudad importante en caer tras la invasión longobarda; posteriormente serían sometidas Brescia, Verona y Viscenza hasta llegar a Milán; que ya se encontraba debilitada por las terribles guerras góticas que había tenido que enfrentar. 


Por tanto, el ejército bizantino no tuvo mucho que hacer frente al poderoso ejército invasor y fuertemente armado, que se valía de un sofisticado arsenal de espadas y armas de acero en general, aprovechando el perfeccionamiento que se había logrado en la fabricación de esta aleación en hornos a base de hierro y carbón vegetal con circulación forzada de aire que se llevaba a cabo en aquella época.

La Iglesia en la sociedad feudal

La Iglesia en la era feudal tuvo un rol altamente relevante en las instituciones que existieron durante la Edad Media, se podría decir que fue el “norte” espiritual del medioevo. Una vez que se constituyó la nueva sociedad dividiéndose en innumerables señoríos, era lógico que la Iglesia se fuera adaptando a estos tiempos para prevalecer.
De modo que, a pesar de su gran importancia, la iglesia no pudo quedarse al margen del feudalismo como sistema imperante y tuvo también que “feudalizarse”, proceso que generó una diversidad de dificultades de todo orden. Sus jerarquías más altas recibían toda clase de feudos tanto de los señores nobles como hasta del emperador, lo cual la obligaba a rendir fidelidad y transformarse en vasallos de aquellos que no tenían nada que con lo eclesiástico. Por esta razón, los señores feudales o el mismo emperador nombraban los clérigos, obispos y abades, y les concedían bienes temporales al igual que espirituales; fenómeno que generó una descentralización de tipo eclesiástica. Incluso en muchos lugares estos mismos hombres seculares quedaron convertidos en señores feudales enriqueciéndose de manera enorme, mientras que sus monasterios o iglesias se rodeaban de grandes extensiones campestres de su propiedad.


Además de este tipo de situaciones, se sumaron una serie de controversias en torno al alto clero de Bizancio, la iglesia de oriente se autodenominó ortodoxa y desconoció completamente la autoridad del papa, hechos que conllevaron a una ruptura, mejor conocida como Cisma griego, o sea, la separación definitiva y total de la iglesia romana y la iglesia bizantina.

Casco medieval de hierro y bronce

Mediante este tutorial daré por finalizado el casco medieval tipo spangenhelm que comencé hace unos cuantos días. El mismo combina el hierro, el bronce y el cuero. Si bien es un casco no basado en ningún registro histórico, tranquilamente podría ser una representación de la época. Digamos que bien podría ajustarse a  cualquiera de los siglos en que estos prolíficos cascos se usaron, desde el siglo VI al XIII aproximadamente.
En esta entrada mostraré, entonces, cómo trabajar y colocar la cimera de bronce y la banda horizontal, además de la guarnición y el barbuquejo.  Al mismo le agregué hebillas por un tema de comodidad, aunque las mismas se comenzaron a usar en cascos y yelmos aproximadamente a partir de finales del siglo XIV.
Los remaches usados fueron todos de hierro y algunos de aluminio, los que fijaron las partes de cuero interiores. En la siguiente entrada:
Spangenhelm de hierro y bronce, comienzo
Se puede visualizar el comienzo de la construcción de este casco, principalmente la forma del patrón inicial en la chapa, de aproximadamente 2 milímetros de espesor, la perforación de las bandas y el pavonado en aceite.

En esta otra entrada, que representa la continuación del spangenhelm:
Fundición en bronce para piezas de spangenhelm

El nacimiento de las Universidades en la Edad Media

Expondré en estas siguientes líneas las ideas generales sobre el nacimiento de las Universidades en el Medioevo. Si bien este período de nuestra historia se caracterizó por una marcada escasez en el mundo de las ideas, hubo quienes intentaron hacer prevalecer la razón, y lo lograron. 
Entonces, y a pesar de que la mayor parte de Europa en la Edad Media se encontraba en crisis durante las cruzadas, fue una época de cierto crecimiento intelectual que estuvo latente casi en todo momento. Y si bien no es comparable justamente con el “despertar” del Renacimiento, sí es al menos un período destacable en las disciplinas agrupadas bajo el nombre de Trivio, que reunía a la Gramática, la Retórica y la Dialéctica; y el Cuatrivio, que comprendía la Aritmética, la Geometría, la Astronomía y la Música. Los dos centros de poder más relevantes durante la época fueron el papado y la aristocracia. En la mayor parte de Europa, los monasterios y las diversas órdenes religiosas y militares también jugaron un rol fundamental. Fueron hostal para el viajero cansado, donadores de medicamentos para los enfermos, creadores de centros de educación y hasta banco de depósito en ocasiones. 


Durante el siglo XII, mientras viajar por el territorio europeo se hacía mucho más seguro, grupos de personas de todas las edades podían desplazarse de un centro de enseñanza a otro con relativa seguridad. Así que prontamente se formó una alianza llamada "Universitas" y de la cual se deriva la palabra actual Universidad. La palabra universitas en esa época sólo se aplicaba a la alianza escolástica (o de gremios), o sea, a las corporaciones de estudiantes y maestros.

Spangenhelm de hierro y bronce, continuación

En este tutorial mostraré cómo colocar los laterales de cuero del spangenhelm que comencé en esta antrada y que luego seguí en esta otra, con la fundición de las piezas de bronce que llevará. He tardado más de lo esperado porque el modelo que elegí, que combinará bronce, cuero e hierro, es bastante rebuscado en su construcción y requiere del desbaste y pulido de muchas piezas de bronce.
Incluso hoy, cuando comencé el trabajo, pensé que podría terminar las tres piezas de esta noble aleación pero sólo pude terminar una, el protector nasal. Por otra parte, tenía pensado teñir de negro los cuatro laterales de cuero pero al ver el contraste con el bronce y con el negro del pavonado del hierro, creo que solamente lo oscureceré someramente con betún de judea y a otra cosa. Luego restará colocar la cimera, la banda lateral y la guarnición para dar por terminada la pieza, pero eso será en otra entrada que quizás sobrevenga entre semana.

Desbaste, pulido y colocación del protector nasal
Por fortuna el desbaste del bronce es una tarea bastante grata dado que esta aleación es mucho más dúctil que el acero. Aunque, dado que no produce chispas, es bastante peligroso al no ver para dónde van volando las partículas mecanizadas, de modo que hay que extremar las medidas de seguridad para no aspirar las mismas y para que no entren en los ojos.

Piezas de bronce en bruto para el spangenhelm